Header Ads

SONATA ARCTICA: Revive El Magnífico Concierto Que Ofrecieron en Perú

Por: Nessa E.J.

Una calurosa noche a mitad de semana en Céntrica: algunos asistentes se van acomodando en el local y otros aún andan dispersos. De repente, los contundentes acordes de Stargazers (Nightwish) dieron el inicio a lo que sería una noche de mucha fuerza y sobretodo, harto feeling.

Comentarios sobre lo raro que era ver una banda tributo abriendo un evento como este fueron rápidamente silenciados, pues Crownless dejó a todos asombrados desde el principio. Álvaro Fontana hizo resonar el bajo y qué decir de los teclados (Luis Ram). La voz de MariVé impactó y a ella se sumó “Wolverine” (James Ford) para Planet Hell. En lo que seguía del setlist no escatimaron fuerzas y antes de terminar con Last Ride for the Day (qué tal Paul Ungaro en la guitarra!) presentaron su primer tema propio: Sailing the Dark.

Rápidamente se presentaron los de Flor de Loto y no le disminuyeron ni una gota a la energía que había ganado el público hasta el momento. Esta banda de hard rock progresivo y fusión (a modo resumen), liderada por Alonso Herrera, se ha ganado con el tiempo el respeto dentro de la escena local. Aunque del setlist preparado solo lograron presentar Nuevo Mesías, Espejo del Alma e Imperio de Cristal, sorprendieron con su enlace particular entre batería, cuerdas e instrumentos de viento. Huella fija sobre el escenario tras su retirada.

Se prendieron las luces generales y no faltó mucho para que se sintiera la desesperación por que continúe el espectáculo. A medida que pasaban los minutos los presentes iban ocupando sus espacios.

Entonces, el escenario toma un tono azul y se escucha una voz promisoria. Suenan los teclados de la intro e ingresan uno a uno: Henrik, Tommy, Elias, Pasi y en medio, con seriedad hasta llegar al micrófono, Tonny. En ese instante, un rugido y ya todos saben a qué atenerse: “This is the day when the wolves die young!!”. Así, con su característica potencia finlandesa, Sonata estremeció a todos. Pasi la destruyó en el solo y se hizo notar desde este tema con su envidiable técnica en el bajo. Siguieron con la canción en la que todos dirían con fuerza y con metal horns en alto: “I’d give – a kingdom!!” para después corear “It’s hard for me to love myself right now. I’ve waited, hated, blamed it all on… You! I need you less and less every day feeds this moral decay!”. Qué teclados Henrik!

Continuaron con canciones de discos de este siglo hasta que Tonny dijo “Back in history…” y los tajantes riffs de Elias nos mandaron de vuelta al Ecliptica con 8th Commandment. Aún en ese disco histórico... llegó una canción con mucho sentimiento acompañada de luces púrpuras y de brazos alzados, moviéndose al ritmo de Letter to Dana.

Con la respiración un poco más pausada y algunos ojos brillantes según pude ver… paro cardíaco: “Give me the right to be heard, to be seen…”z (…y la pondría completa). Cómo olvidar a todo el local, con corazón en mano gritando muy fuerte “Cause I’m not YOU!”.  Qué sentimiento… “Alleluyah!” gritó Tonny y continuaron con dos temas del Pariah’s: X Marks the Spot y Love. Entre estas canciones hubo un pequeño break para que la banda, junto a los presentes, le dedicaran un afectuoso Happy Birthday a Mikko, parte del staff de Sonata.

Tras el acorde del teclado que finalizaba la balada… las teclas retomaron harmoniosamente la velocidad. Todos acompañaron con aplausos siguiendo el ritmo y cantaron junto al vocalista. “Makes him insane… to KNOW!!” Pogo inmediato:

-Tonny: She should not lock the open door!
-Público: RUN AWAY, RUN AWAY, RUN AWAY!!

Por si no se creía posible, Elias se lució Aún Más en el solo de este himno y le siguió Klingenberg por su lado para después hacer un tremendo dúo.

“Are you ready for more?!” Por supuesto. Continuaron con UnOpened, tema de notas más neoclásicas y tras la presentación de cada integrante de la banda, retomaron la velocidad con San Sebastian. Mientras estaban Henrik, Tommy y Pasi al borde del escenario, Tonny levantó la bandera peruana con el logo: Sonata Arctica Fanclub Perú. Momento para el recuerdo!

Se retiraron y no podía faltar el “Olé olé olé olé. SO – NAa- aTA”, solo silenciado por el retorno de la banda (con camisetas de la selección) para presentar el encore. “OhohOH…” empezó la emotiva balada power, My Land.

Luego Portimo, aún con mucha energía como en toda la noche, no dejó el incesante y potente doble pedal en Picturing The Past, la cual no tocaban desde el 2001. Al igual que el año pasado, todos dieron el último respiro con el primer single del Reckoning Night… “So don’t say a word, don’t say A WORD!”.

Fue realmente genial sentir esa conexión entre público y banda de inicio a fin… Sobre el incidente de la cámara solo diré que disfruten, vean con sus propios ojos, alcen aún más los puños y hagan caso a lo que dijo Tonny, revivan los momentos con la mente. Retomando… fue súper notorio y memorable el gran afecto que se le tiene a cada uno de los finlandeses, quienes para despedirse no dejaron de mandar abrazos a todos y prometieron volver. Probablemente no sea pronto pero mantengamos siempre el espíritu!

Con la tecnología de Blogger.