Header Ads

[LIVE REVIEW] Descontrol Maduro Con SOULFLY En Perú

Nota por: Diego Oregón

Por primera vez, la banda americana liderada por Max Cavalera, Soulfly tocó en el Perú. La fecha de este concierto estaba pactada para el 29 de marzo en el Festiva del Centro de Lima. Por segundo año consecutivo el guitarrista fundador y ex vocalista de Sepultura nos visitó con otra de sus bandas. Y finalmente, el público peruano adulto de Soulfly pudo deleitarse tanto con los temas de la agrupación como con los de Sepultura.

El espectáculo inició temprano con Gospel y Kuraka, pero tras una larga espera de más de una hora, recién inició Soulfly a las 11:30 de la noche. Entraron al escenario tocando el hit del último álbum: "We Sold Our Souls to Metal". Muy enérgicos, y decididos a dejar huellas en los oídos del público, Max conectó rápidamente con la emoción de la audiencia mayoritariamente adulta que se encontraba dentro del local.

El setlist transcurrió con dos temas más de su último álbum, "Archangel". Pero lo que todos esperaban llegó canciones después... Refuse/Resist. Momento en que todos los bangers se unieron para hacer un gran mosh pit y sacar la agresión contenida. Sorprendentemente, "Territory" también se sumó al conjunto de canciones que nos demolieron bajo el escenario. Pura salvajada y descontrol adulto.

Lamentablemente, me pude percatar de una billetera en el suelo y un hombre buscando desesperadamente su celular robado, reflejo de un rutinario clima de inseguridad. Pero nada paró el show. Cuando fue la hora de escuchar Babylon, monstruosa canción compuesta por desafiantes beats groovers, un loco se subió al escenario a abrazar a Max, hasta que lo botaron presurosamente.

Arise/Dead Embryonic Cells  junto a Roots Bloody Roots fueron desbordantes para el éxtasis que se vivió. Los moshers no se cansaban y poco a poco los adultos se animaban a repartir puñetes. Max, con una guitarra diferente, entonó extractos de Paranoid, Orgasmatron y Policia, mientras el resto de integrantes se daba una pausa.

Finalmente el encore viene con aquel característico intro de Attitude, Jampdafuckup/ Eye for an Eye y un extracto instrumental de The Trooper. Que fue una bestial noche, en la que Soulfly se entrego a transmitir un show rico, no hay que discutir. Pero también hay puntos en contra, las luces no eran las correspondientes para el espectáculo, la seguridad hizo pasar algunos malos ratos y el horario no se respeto. Por lo demás, me pereció una noche para el recuerdo, gracias a todos los asistentes que se quedaron hasta la una y a Altantis por traer a esta banda por primera vez.
Con la tecnología de Blogger.