Header Ads

AI-APAEC Fest: Inyección de Metal durante 10 horas

Después de más 30 años, Sacrifice por fin se presentó en Lima para destruir cabezas y satisfacer oídos thrashers. Junto a Pentagram Chile, Nervosa de Brasil y ocho bandas de peso que representaron la escena nacional. Todos reunidos en el Centro de Convenciones Festiva del Cercado de Lima, la noche del 14 de mayo. Diez horas de espectáculo entre Thrash, Death, Heavy, Power y Hardcore Punk.

Las puertas se abrieron a las 3:30 de la tarde y enseguida empezó a tocar Bestial Possession, banda de Thrash Metal proveniente de Trujillo. Llenos de perversidad desde el inicio, sin vacilaciones. Aunque el público era muy reducido a esta hora de la tarde, tuvieron el honor de tocar especialmente para los integrantes de Sacrifice, quienes quedaron satisfechos por el sonido de los trujillanos.


A las 4:10 Dios Hastío modificó el ambiente con su característico Hardcore Punk. A cargo de los fundadores Óscar Reátegui en la guitarra y José Morón en las voces, los veloces temas dejaban en claro que no iba a haber espacio para la tranquilidad en el día. Los temas que más sobresalieron fueron Culturas de Consumo, del 98', y El Odio te Alcanzará.



Luego del fugaz paso de Hardcore Punk, entró al escenario The Fallen Symmetry. Desde que entraron al tablado fue curioso ver a Brian Enriquez, el bajista enmascarado y con el torso desnudo que se movía de un lado a otro. El power metal de la agrupación parece que no gustó a muchos asistentes, pero la banda igual dio lo mejor en el estrado. Personalmente, la actuación de Aarón Huamán, el tecladista, y Favio Arana, el guitarrista principal, fueron las que más resaltaron en técnica y virtuosismo.



A las 5:25 ingresa el crossover a cargo de Desarme, banda barranquina desde 1988. Entre los temas que más destacaron fueron Los Verdes y Circo Parlamentario, canción con el que aparece el primer mosh del día. La banda conformada por Zoé Ascorra (voz), Rodolfo Vértiz (guitarra), Roberto Ojeda (bajo) y Marut Pozzi-Escot (batería), subieron las revoluciones del espectáculo indudablemente.


Cerca al anochecer, Blizzard Hunter se apoderó del escenario y con un clásico Heavy/Speed Metal arrancan el show con 'Heart of Fire y The Jocke'. El progreso en la voz de Sebastian Palma es notoria para los que le hemos hecho un seguimiento desde hace cinco años. Esta mejora se vio reflejada también en el nueva composición de la banda, llamada 'Outrage'. Resaltante también es el diálogo instrumental entre los guitarristas Lucho Sánchez y Antonio Rojas, muy bien estructurado. Por último, lo que se dio con Blizzard y no con las bandas anteriores fue que ellos tenían seguidores coreando, temas como 'Heavy Metal to the Vein' y 'Ghost Rider'.


Con el cielo nublado y oscuro sobre nosotros, Mauser entra al estrado con su Heavy Metal moderno en español. Poco a poco animando al público que ya estaba llegando al local. Lamentablemente, la conexión con los asistentes no fue la mejor y la mayoría decidió ir a calmar su sed cervecera. En esta oportunidad el baterista fue Hans Menacho, quien demostró cumplir con superioridad el sonido buscado por la agrupación. Menacho estuvo acompañado de un doble bombo y con toda la experiencia acumulada de sus varias bandas.


Después de seis bandas, a las 7:40 Cobra dominó el escenario con el Heavy Metal achorado que tanto nos gusta. El público muy metido en el enérgico espectáculo con los puños en alto, coreando, pero con un tímido pogo. Harry, Nito, Andrés, Pochuck y Augusto definitivamente han aprendido, en estos once años de actividad, cómo lograr un producto con toda la esencia Heavy. Denim Attack, Fallen Soldier, To Hell, Highland Warrior fueron los temas presentados que sustentan mi argumentación musical. De todas maneras, demostraron porqué son considerados una de las mejores bandas de metal peruano en la actualidad.


Una hora después, la primera banda internacional ingresó al tablado. El trío brasileño thrasher, Nervosa, impactó el ambiente mayoritariamente masculino. Realmente fue thrash metal con algunas influencias de Destruction y Violator, pero con composiciones no tan complicadas. Aunque la mayoría del público no conocía canciones como Into Moshpit, Death o Twisted Values el apoyo fue masivo. La interacción de Fernanda Lira, vocalista que domina el castellano, alegró a los muchachos con su emotividad y furia. Las sorpresas fueron los dos temas nuevos: Hostages e Intolerance Means War, que saldrán en su nuevo álbum "Agony" en Junio. En conclusión, para ser la primera vez tocando en Lima, el show fue un éxito y fueron muy bien recibidas. Lastimosamente, los comentarios machistas fueron celebrados y generaron incomodidad en las metaleras.


A las 10 de la noche la última banda peruana se presentó, Anal Vomit. La descarga de ira y furia infernal se manifestó en los 30 minutos que tocaron en el AI-APAEC fest. Entre los temas más aclamados y pogueados estuvieron Pact to Kill, Ghedeom From the Past y Sendero Siniestro Por otra parte, el cansancio de haber estado parados siete horas cobro factura a estas alturas de la noche. Triste también fue la desaparición del bajista Milo Possessor de la escena, quien ahora pertenece a la religión Krishna y ya no hace Metal.


Pentagram Chile por segunda vez pisando escenarios peruanos y sintiendo la buena acogida del público. "Esta es nuestra segunda casa", manifestó Anton Reisenegger minutos después de empezar a tocar Spell of the Pentagram y Horror Vacui. Unos verdaderos demonios en el escenario. La malicie fue esparcida por el recinto gracias a los riffs de Juan Pablo Uribe y los cantos blasfemos de Anton. Paralelamente la demencia entre los asistentes alcanzo niveles sórdidos, sobretodo en temas como La Fiura, The Death of Satan, y obviamente, Profaner y Demoniac Possession. La sorpresa para muchos fue el nuevo tema, Ritual Human Sacrifice, publicado en un Split el año pasado junto a Unaussprechilichen Kulten, también de Chile. En pocas palabras, fue un extraordinario y oscuro espectáculo lleno de agresividad.


Para cerrar la noche con broche de oro. Por primera vez en SUDAMÉRICA, ¡SACRIFICE!

Era más de media noche, el ambiente no podía ser mejor para destrozarnos la cabeza presenciando a la mejor banda de Thrash canadiense. Sin rodeos, nos aniquilaron con brutalidad. Forward to Termination y Terror Strikes iniciaron el show, junto a las cálidas palabras de Rob Urbinati: "¡¡Lima, puta madre!!". El mosh generado desde el inicio fue enorme y brutal, pero poco a poco decayó mientras la gente se retrocedía. El alcohol también tuvo un papel importante entre los moshers y asistentes que tambaleaban, pero disfrutando el momento.


Sin duda, uno de los mejores setlists que pudieron haber escogido. Ocho temas del "Torment in Fire", cuatro del "Forward to Termination" y cuatro canciones más en donde se encontraban The Exorcism y Soldiers of Misfortune. Fulminante. Además, la voz intacta de Rob fue lo más placentero de escuchar, porque esa es la verdadera voz que uno espera escuchar en el Thrash. Para terminar no pudieron escoger mejor tema que el himno: Re-Animation. Conciertazo de principio a fin.


A la 1:30 de la mañana finaliza el maratónico festival de 10 horas de Metal. Agradecemos a la productora PMC Shows por haber traído a semejantes bandas y organizar un digno evento. Los asistentes que llenaron 3/4 de la capacidad, aproximadamente, también hicieron esto posible, aunque la demora en llegar al local no fue respetuosa para las bandas locales. Finalmente, concluyo en que fue uno de los mejores eventos que he asistido. Felicitaciones para todos.
Con la tecnología de Blogger.