Header Ads

Montebello Rockfest 2017: Review + Fotos

Review by: Tony Rachtman / Photos by: Nessa EJ

Estamos a finales de Junio, al este de Canadá, y no hay mejor manera darle la bienvenida a los meses de verano con otra edición del Montebello Rockfest, llevado a cabo en el pequeño pueblo de Montebello, a 80km apróx. de la capital de Canadá, Ottawa. 

Desde el 2005, Montebello Rockfest, ha crecido con un público de 500 personas y un lineup de talento local hasta ser un festival de rock internacional, famoso por sus shows exclusivos y grandes headliners en Norteamérica, repleto de masas contadas en miles y miles. Esta es la creación de un fan de música local, Alex Martel; y ha hecho posible que crezca año  tras año, ganándose la reputación de ser uno de los destinos Must-Go cuando se trata de eventos de rock en América del Norte.

La edición de este año se lució con un lineup que cubría una gran variedad de géneros. Punk, metal, ska, hardcore, alternativo, e incluso un poco de hip-hop, ofreciendo así un evento para la mayor cantidad de verdaderos fanáticos de la música.  RammsteinMegadethThe OffspringQueens of the Stone Age e Iggy Pop fueron solo algunas de las bandas principales del lineup y el número superó a las 125.

La fiesta empezó el Jueves, cuando los asistentes iban llegando por cientos a la pequeña ciudad, entrando a un -comprensible- estancamiento y un caos claustrofóbico al buscar locaciones para estacionarse y acampar. Estas incluían calles, patios y garajes alquilados, además del área destinada para el festival. Se trata de un evento celebrado al fin y al cabo por toda una ciudad. La ansiedad disminuyó a medida que se iban acomodando en sus respectivos lugares. Algunos optaron por zonas estándar para acampar -como las ya mencionadas- mientras que otros que adquirieron los pases VIP y Mega VIP fueron provistos con espacios más óptimos. Aquellos con el pase Mega VIP Camping incluyó además los sleeping bags, almohadas y una carpa ya instalada. A medida que el trago y las fiestas comenzaron el jueves por la noche, las bandas locales empezaron el espectáculo en los terrenos del festival. A pesar que las fuertes lluvias dieron un inquieto y bastante húmedo inicio al evento, azotando las carpas y recintos feriales, nadie fue detenido esa noche. Nada como un Woodstock en el 2017.

El viernes, los asistentes fueron despertados por un sol que se encargó de secarlo todo desde temprano. Una vez pasada la entrada de acceso a los terrenos del Rockfest, eres acogido y sorprendido por el gran área del festival, y la cantidad de bandas tocando a distintas horas. Es fácil ubicarte dentro, con tres escenarios grandes al lado de los dos pequeños pero feroces Tony Sly I Tony Sly II, en los que se pudieron ver algunos de los más intensos mosh pits del fin de semana. El día empezó con uno de los favoritos de Montreal, Kataklysm en el Jagermeister stage y luego Soulfly en el Budweiser stage. Aparte de un poco de lluvia en la tarde, el día continuó empapado con cerveza, olores algo raros -podríamos decir que por el lodo y la humedad...-,  y un grupo divertido de asistentes  que eran un poco más "calmados" de lo que uno esperaría. La noche fue coronada con actuaciones de The Offspring y, por supuesto, Rammstein, que casi encendió a la multitud en llamas con su energía y volumen altísimos y pirotecnia sin igual. Ver a Rammstein en vivo hizo que el precio de la entrada valga la pena. Incluso cuando las actuaciones del viernes terminaron, la fiesta se prolongó durante la madrugada al haber una multitud encendida bebiendo, encendiendo fuegos artificiales y continuando la fiesta hasta que el sol del sábado por la mañana se asomaba por el horizonte.


El sábado, algunos ya empezaban a dar ligeros signos de cansancio pero aún habían y debían de haber fuerzas para seguir. La cerveza continuó fluyendo libremente, y una tarde más pesada ofreció grupos como Ensiferum, Entombed A.D., Megadeth, Dee Snider, y Meshuggah, dando al festival una inyección final de un nivel requerido de notas más heavy. Una vez que Queens of the Stone Age terminó su show en el Budweiser stage, la multitud -que ahora disminuía- hizo su camino para recibir de un Iggy Pop de 70 años la sacudida final antes de que el festival terminase otro exitoso año. Una vez que la actuación terminó, nadie se quedó sentado para descansar. Era obvio ver a los aficionados ansiosos por conocer gente nueva, disfrutar de la libertad que este festival trae y saborear la experiencia antes de salir de la pequeña ciudad por miles al día siguiente.

Montebello Rockfest es un verdadero ejemplo de una experiencia de festival de rock liberador. Definitivamente brinda la sensación y actitud de ser libre y vivir el instante de fiesta al máximo. Mientras haya siempre el respeto entre los fans y la ciudad que los recibe, el fin de semana de tu vida es garantizado. Habiendo presenciado este gran evento de inicio a fin, lo recomendamos al 100% y aseguramos que dejará a cualquiera, además de agotado, sumamente emocionado.


Con la tecnología de Blogger.